5:45
Tweet Seguir a a_valiente en Twitter
Se ha producido un error en este gadget.

Hay que tirar días...

Una vez, un sabio me dijo "para disfrutar de una vida plena hay que malgastar antes algunos días". Como suelo hacer en ese tipo de ocasiones, disocié el gesto del pensamiento y, mientras mi cabeza y mis ojos parecían decir "¡Caray, qué profundo! ¡cuánta razón tiene, Sr. X!" mi quijotera pensaba "¡este tío está majareta perdido!". Y ahora, que él está a miles de años luz, flotando entre nebulosas y otras galaxias, en órbita, vamos, me digo a mí mismo: "Pues sí,... tenía razón".

Uno va en su automóvil como un estudiante de la carretera de la vida y, ciertamente, desperdicia muchos días. De hecho, mi vida es un compendio de muchos días tirados, literalmente, a la basura. Pero, de no ser así, ¿cómo podría valorar con exactitud lo que ahora tengo entre mis manos, esta felicidad -salpicada de vez en cuando- y que, como un pez recién sustraído al papá río, siento que se escapará tarde o temprano. También, en otra ocasión, otro sabio, otro escenario, me dijo: "Cuidado, la felicidad es lo que no se ve, y cuando uno se da cuenta, ya no es". Lo mismo: gesto "a", pensamiento "b". ¡Ignorante de mí!

Vengo de sufrir la detestable e inesperada visita de una gripecilla de origen siberiano que me ha tenido cuatro días a una media de 39.5º de fiebre -así, como tal cosa-, y postrado en cama. Sigo sufriendo los efectos residuales -golpes de tos insoportables, estornudos esporádicos, y una voz parecida a la de aquel fugaz grandísimo punk utilizado para los fines del jevimetal, Paul Di Anno-, pero nada comparables a esas esclarecedoras noches en vela delirando por la fiebre, en las que, como ya dijera hace largos años el viejo E.M. -"mariscal del escepticismo"-  gracias a, precisamente, la misma enfermedad, uno siente más vívida y nítidamente todo ese gran mecanismo de relojería que es su propio cuerpo. 

Sufrir la gripe es sufrir la pérdida del tiempo. Es como cuando se retrasa el tren, o como cuando, previa cita a tal hora, uno llega a la consulta y se topa con decenas de personas citadas cinco minutos antes que tú. Perder el tiempo. ¿Por qué me duele tanto el tiempo, si ni siquiera existe, si es una entelequia creada, imaginada, proyectada con escuadra y cartabón hace miles de años? Es perder días.

"Reward: EL INDIO. 10 000 $"
En ese estado deplorable del cuerpo vuestro drugo, incapaz de dormir por la tos y la fiebre, delirando sólo veía el rostro de Gian Maria Volonté -un grande de la interpretación- en "Per qualche dollaro in più" del maestro Leone, o, como se tradujo -mal- al castellano, "La muerte tenía un precio". En mis oídos martilleaba aquella melodía mecánica, la del reloj, "La resa dei conti", o traduciendo "El ajuste de cuentas", que aproximaba la hora de la negra ker de alguien en ese film, mientras un sudoroso y febril Gian Maria aproximaba su mano derecha a la pistolera cambiada mientras miraba, despiadado y ausente, al pobre imbécil que tenía delante y que se iba a cargar irremediablemente. 




Bueno, quizá pasar una gripe sea un poco como vencer a Gian Maria y sus glasos idos, así que, emulando ese duelo final con el gran gran gran Lee V.C., dejaremos que la melodía mecánica y vidriosa de ese reloj de muerte se extinga y después desenfundar, al más puro estilo Leone, que, en realidad, es al más puro estilo japonés (pues sus pelis son reproducciones a escala de aquella amalgama de leyendas de ronins japoneses como Itto Ogami o Musashi), y desenfundaré mi peacemaker rápido rápido y, martilleando el percutor destruiré ese corazón negro, viscoso, desafiante de la enfermedad... y ganaré por esta vez, aunque el precio haya sido ligeramente alto: 4 días de mi vida tirados a la basura.


beruby.com - Empieza el día ganando

8 comentarios:

Lorenzo Garrido dijo...

Nada se pierde, todo se recicla. Incluso de la enfermedad, si vivimos para contarlo, se saca provecho. Me alegra saber que ya estás mejor.

A. V. dijo...

Una cosa es sacar provecho a posteriori; pero para reciclar hay que tirar antes. Por tanto, Joaquín... días tirados. En cualquier caso, gracias. Un abrazo!

Raúl Campos dijo...

Umh! Son épocas: si nos ponemos tiquismikis no sólo tiramos días a la basura, sino vidas enteras. Todo depende de lo que consideres tirar a la basura. Para mí las 7 u 8 horas de dormir son tiradas sin remisión a la basura, pero son un mal menor. En mi caso lo peor son las horas que tiro a la basura viendo TV, bueno las que tiraba, que me estoy quitando del todo.

Salud y a mejorarse…

Raúl Campos dijo...

Por cierto, gripe siberiana? Qué es eso, ja, ja…?

A. V. dijo...

Es una gripe con muy mala uva que se suele coger, irremisiblemente, cuando el 80% de la población de un país expuesto a los vientos "ligeramente" frescos procedentes de Rusia le tose a uno en la cara mientras hace uso pacífico del transporte público.

En cuanto a la entrada: sí, una gripe es tirar a la basura 4 o 5 días de tu vida. Otra cosa es que queramos consolarnos en el "también lo es ver la tv, dormir..."; pero el hecho no cambia: has estado en cama sin hacer nada, sin dar muestras de vida alguna y haciendo acopio de fuerzas para respirar y no cocerte vivo bajo el edredón más grueso que tu pareja ha encontrado. Tiempo tirado, Raúl.

Por cierto, me alegro de que te estés quitando. Yo llevo siglos sin ver la tv, sobre todo veo cine después de comer y después de cenar, pero ese es mi mayor acercamiento a la caja tonta. No estar en la onda, no saber quién es Fulano o Mengano que sale en tal o cual programa es un buen síntoma, es salud mental a raudales. Un abrazo!

montse dijo...

Álvaro, acabas de hacerme un pelín más feliz con ese comentario de no estar en la onda. Acabo de saber que mi salud mental es perfecta en relación a ese aspecto.

Raúl Campos dijo...

Muchos hay que este circo resistimos
y entregamos el pan de los prudentes
por restar horas muertas a los primos

que piensan que nacer televidentes
es el súmmum de laureles y racimos
que legan a sus bobos descendientes.

Contad si son catorce, LXV.

A. V. dijo...

Muy bueno, Raúl!

La salud mental pasa por ignorar toda esa metralla que sale disparada de la tv. Yo, si os digo la verdad, cuando tuvimos que contratar internet+teléfono y nos dijeron que nos incluía el paquete 89 canales del meollo digital, tampoco es que diera saltos de alegría. Después de diez meses desde aquello puedo aseguraros que sólo he visto algún que otro documental del NG o del Discovery Channel, una gala hortera de canción italiana desde Reggio en la RAI y algunos telediarios de TVE 24 horas -por eso de ver cómo va la ruina de España, para mayor regocijo de propios y extraños-... En fin, ignorancia televisiva=salud. ¡Bien Montse! Estamos en el mismo barco!!

Locations of visitors to this page Licencia de Creative Commons
MINIMAL SHLOMO by ALVARO VALIENTE MARTIN is licensed under a Creative Commons Attribution-NoDerivs 3.0 Unported License.
Based on a work at www.bubok.es. Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento 3.0 Unported